sábado, 27 de marzo de 2010

TRATO




Al dia siguiente-,y desde entonces, todos los dias- lo sacaban de mañana temprano para que trabajara dos horas en una pequeña huerta que tenian detras de la casay de nuevo al caer la tarde, para comer ellos.
Los carceleros comian veloz y vorazmente, sin hablar tragaban todo.
Todos a un mismo tiempo quedaron inmoviles en actitud de escuchar, y luego a un tiempo, ruidosamente aprartaron todo y se pararon y salieron en tropel.
Absorto,con el corazon en el cuello, vio como una veintena de pajaros volaba hacie el cielo azul. De pronto un disparo, vio que en lo alto tenia su brazo, empuñando un revolver, y que gimiendo en el suelo le pedian a el que no lo mataran.
bajo el brazo y se tiro a tragar.

-Nadie entiende, apuesto- dije

No hay comentarios:

Publicar un comentario